Especial

Cap a on va la cigarreta electrònica?

Cap a on va la cigarreta electrònica?

El cigarrillo electrónico vuelve a estar de actualidad. Las noticias sobre este dispositivo y el hábito de vapear se suceden desde que EEUU ha iniciado una lucha contra los cigarrillos electrónicos con sabores. En España, y gracias al impulso de empresas como Ivapeo, este negocio ha conseguido duplicar sus cifras en los últimos cuatro años.

Según los datos de la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV), en 2018 el número de vapeadores en España se situó por encima de las 562.000 personas. El sector factura en la actualidad más de 90 millones de euros cada año, con la creación de miles de puestos de empleo.

Las restricciones al vapeo en Estados Unidos

En las últimas semanas, Estados Unidos ha declarado la guerra a los vapeadores. En el país presidido por Donald Trump se han detectado 450 casos de pulmonía lipoidea, que se han cobrado la vida de seis personas.

Todos los enfermos habían vapeado antes, pero la dispersión de los casos (se han registrado en 33 estados) y la distinta composición de los productos inhalados, está complicando la investigación. Al parecer, todo apunta a líquidos adulterados relacionados con el cannabis, en concreto el tetrahidrocannabinol (THC), un componente psicoactivo de la marihuana, así como con acetato de vitamina E.

Donald Trump se plantea ya prohibir la comercialización de cigarrillos electrónicos con sabores en todo el país, lo que podría suponer un duro golpe para el sector. Por otra parte, el presidente no se ha pronunciado sobre el tabaco, que es responsable de más de 8 millones de muertes al año en todo el mundo.

El crecimiento del consumo de cigarrillos electrónicos

En España, a pesar de que el consumo de estos dispositivos es menor comparado con otros países de nuestro entorno, el número de vapeadores está creciendo progresivamente. El Ministerio de Sanidad ha adelantado un dato interesante de la encuesta ESTUDES sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España, que se presentará a finales de este año: uno de cada dos jóvenes de 14 a 18 años ha utilizado los cigarrillos electrónicos y solo un 30% de los encuestados considera que vapear supone un peligro para la salud.

El cigarrillo electrónico se consolida en España. Este hábito lleva en el mercado más de una década, y hasta el año 2013 mostró un crecimiento sostenido. Fue durante ese año cuando comenzaron a cerrar muchos negocios, pues de los 3.000 establecimientos abiertos en 2013 se pasó a apenas 150 en 2015.

Desde entonces, y hasta la fecha, el sector ha conseguido duplicar su negocio debido a crecimientos interanuales cercanos al 25%. En los momentos de mayor éxito del sector se estimaban más de 900.000 vapeadores en España. Esa cifra disminuyó a poco más de las 200.000 en 2015. En la actualidad son más de medio millón de españoles los que vapean.

¿Qué es exactamente un cigarrillo electrónico?

Aunque es un producto muy habitual, no todo el mundo conoce cómo funciona este dispositivo y cuál es su mecanismo. Los cigarrillos electrónicos son la conjunción de un líquido para vapear, un cartucho, un atomizador o vaporizador y una fuente de alimentación que incluye una batería recargable y un circuito electrónico interno.

Donald Trump permite prohibir los liquidos para vapear con sabores, con el fin de que, al eliminar los sabores, los cigarrillos electrónicos sean menos atractivos para los jóvenes. En España, desde la UPEV han mostrado un firme compromiso para evitar el acceso de menores de edad a iniciarse en este hábito. Una muestra de ello es la campaña “Ningún menor vapeando”, en activo desde finales de 2018.

¿Cómo están actuando los países del entorno de España ante el crecimiento de este hábito?

En Estados Unidos existe una ausencia de regulación total con respecto al contenido en nicotina de los líquidos para vapear. Esto provoca que en este país las dosis sean más fuertes y adictivas.

Desde el año 2016, este país mantiene la prohibición de vender cigarrillos electrónicos a menores, pero sigue permitiendo la publicidad y el marketing para adultos. En Europa, uno de los países más restrictivos en Reino Unido, que sí plantea un límite estricto para el contenido de nicotina de los vapeadores.

¿Sirve el cigarrillo electrónico para dejar de fumar?

Este es el gran debate de la comunidad médica. Diversos estudios demuestran una cosa y la contraria. El Ministerio de Sanidad advierte que, debido al incremento de jóvenes que vapean, estos dispositivos pueden ser la puerta de entrada al futuro fumador.

Desde el sector sanitario opinan que es necesario plantear un debate serio sobre el uso del vapeador para dejar de fumar, pues otros métodos para abandonar el tabaquismo se han mostrado como ineficientes. La Plataforma para la Reducción del Daño Por Tabaquismo considera que es necesario implementar una tercera vía complementaria a las medidas para controlar el tabaquismo: no empezar a fumar y, en caso de hacerlo, dejar de fumar. Esta tercera vía puede ser cambiar a alternativas menos dañinas, como puede ser el vapeo.

SARA DOMÍNGUEZ

Comentaris